jueves, enero 25, 2007

la curva del diablo...


- ¿Que por que me gusta tanto ese lugar? No lo sé, lo considero un lugar muy tranquilo, ademas de que se tiene un amplio dominio del horizonte, me gusta ver a lo lejos y carretera abajo como suben lentamente los vehiculos, me gusta ver el sol teñirse de rojo mientras se oculta tras las lejanas montañas, me agrada sentir en mi rostro al aire frio del atardecer... no es morbo, se lo aseguro, no es que sea un desequilibrado; ya me se la historia, me la ha contado usted muchas veces y se que no le gusta que pase tanto tiempo en la curva del diablo, como ustedes se han empeñado en llamarle....


debo confesarle que... si he sentido en algunas ocasiones y eso porque tal vez me mente ya se haya influenciado con sus relatos, de que hay dias en que a las 5:47 de la tarde pareciera que los ruidos murieran y que empezara a reinar un silencio impenetrable... al principio no le ponia mucha atencion, pero despues fui cayendo en la cuenta, el lugar lo siento pesado, como.... andele, si como si no quisiera estar ahi, pero le digo es algo fugaz y pasajero....

si ya lo se señora ya me ha dicho usted que a esa hora ocurrio el accidente donde murieron tantas personas...-



3 meses antes de que usted llegara a esta comunidad, maestro; una familia muy grande, iba al santuario de juquila, aqui pararon y aqui comieron, lo recuerdo como si hubiera sido ayer, iban en dos camionetas de esas grandes, como las que hay aqui arriba en la brigada de los forestales, aqui se estuvieron un rato, descansaron y despues siguieron su camino, dias despues, mis "muchitos" (niños) estaban ahi afuera jugando a las canicas, cuando paso una camioneta, medio que se iba a parar pero solo saludaron a mis muchitos y siguieron su camino... y la otra camioneta mo pasaba y no pasaba, tanto que la otra camioneta se regreso y aqui los iban a esperar, pero no se porque se regresaron de nuevo a Sola de Vega, creo que a cargar combustible para irlos a buscar, no se...

estabamos todos adentro, ya estaba oscureciendo, cuando escuchamos un ruido bien fuerte como si algo grande se desbarrancara, los animales se espantaron y salimos haber que habia sido... y vimos que desde el fondo del barranco salia mucho polvo y humo, quedense ustedes aqui, les dije a los muchitos y corriendo fui a ver... ¡¡¡dios mio, un carro se habia ido al barranco, podia ver por donde quiera cuerpos ensangrentados, pedazos de fierro, maletas.... y pedazos de gente... brazos, piernas, cabezas....!!!

Pedi ayuda a los carros que iban pasando algunos se pararon y otros ni caso hicieron, era un lugar de dificil acceso costo mucho llegar hasta el fondo y para cuando los medicos lo lograron ya mucha gente habia muerto, yo poco a poco ayudaba en lo que podia, una señora me pidio que buscara a su hijo y pidiendome esto murio... yo lloraba maestro, porque esa gente apenas hacia unos dias estaban contentos y alegres haciendo bromas, eran los de la camioneta...

cuando me di cuenta habia muchisima gente, no me daba cuenta de que tenia los ojos hinchados de tanto llorar, y es que uno no puede hacerse el fuerte ante tal desgracia y dolor, maestro.... uno no puede.


El niño que me habia dicho la señora, lo fui a encontrar entre unos arbustos no lejos de donde estaba ella, aun vivia pero estaba muy mal... me vio y me dijo -mamá- lo cargue y le hable, le dije que su mama estaba bien, que no se preocupara, me quite el sueter porque me dijo que tenia mucho frio... y despues murio en mis brazos...

no se podia hacer mas en esa noche, habia pocas lamparas y era ya de noche y todavia al dia siguente siguieron sacando cuerpos...



Todavia me encontraba en esa comunidad cuando los familiares de aquellas mortales victimas, fueron a ese paraje y colocaron una gran cruz blanca y poco despues una barda de un metro de alto por 15 de largo y como 45 cm de espesor le salvaba la vida a otro camioneta en iguales circunstancias...

hasta pocos dias antes de que terminara el ciclo escolar en aquel tiempo y antes de que regresara a la ciudad una excursion me llevo hasta el fondo del barranco aquel, la masa de fierros retorcidos que quedaba de la camioneta se encontraba oculta entre la vegetacion como queriendo borrar los restos de aquel terrible accidente que costara la vida a tantas personas.

1 comentario:

imnotok dijo...

No mames, esa historia si me hizo sentir feo. Pero porque me paso algo similar en puebla...bueno, luego lo contare...

Perdon, no habia pasado a tu bló. Sigue con tus historias chidas