viernes, mayo 09, 2008

Una mirada al sendero recorrido.

Hace algunos dias, me encontraba revisando algunos libros ya viejos cuyas paginas han tornado el blanco de sus hojas por el amarillo, señal inequívoca que el tiempo ha pasado por sus lineas, mancillando sus letras...
- antes me daba el tiempo de comprar regularmente libros, pero al paso de los años esta practica se fue perdiendo, porque el dinero, que empleaba en ellos era destinado a otras cosas, lo que nunca perdi fue el poder leer y releer una y otra vez los mismos libros durante varios años sin perder la capacidad del deleite con las historias plasmadas en sus hojas; en uno de esos libros del que ya no recordaba tener posesion, porque no lo lei mas que un par de veces en el lapso de 10 años, me encontre una hoja, mutilada y algo amarilla, en donde estaba escrito una descripcion de mi en aquellos años cuando me encontraba recorriendo montañas, veredas y caminos por densos bosques de encinos, pinos y enebros; algunas veces al amanecer y otras tantas al morir el sol.


Por aquellos tiempos otras situaciones y otras sombras pesaban en mi mente, cadenas que me ataban y que hoy las veo como simples hilillos de cristal, pero que en su momento fueron una suprema carga que me agobiaba, no existian las preocupaciones ni los fantasmas que hoy rondan como fieras sigilosas, dando pasos furtivos en las horas de la madrugada, en esa hora cuando todo esta en completa calma y solo se escucha el sonido del silencio... que lejos han quedado aquellos dias.


Dentro de las cosas que aun conservo de aquellos dias son mi gusto por la musica, la cerveza y el sexo, como alejar de mi vida una buena pieza de rock, el sabor de una cerveza y el aroma del sexo, y si las tres se conjugaban al mismo tiempo, nada le pedia mas a la vida. Pero otras cosas no corrieron con igual suerte y han quedado relegadas al polvo del olvido, como el caso de los libros, el de los videojuegos, el de coleccionar revistas, el de "cascarear", he perdido la capacidad de asombro ante lo increible, aunque eso es comun cuando se entra en la edad adulta y no es propio de mi extistencia. Esta noche cambiaré, fueron las palabras con las que terminaba esa carta dirigida a un amor que se fue con las sombra de un atardecer y en parte aunque quize no pude cambiar, solo lo hicieron las cosas que no importaban ya.

1 comentario:

Jhon War dijo...

yo aun coleccione comics, espero nunca dejar de hacerlo. Es cierto lo que dices, uno con el paso del tiempo deja de hacer cosas